Accueil du siteNuestros proyectos : las (...)Medidas Naturales de Retención de Aguas
  • Augmenter police
  • Diminuer police
  • impression  Afficher une version imprimable de cet article
  • envoyer par mail
  • Enregistrer au format PDF

Medidas Naturales de Retención de Aguas

La “naturaleza jardinería” al servicio de la gestión del agua.

Publié : Mars 2015

 Después del “Blueprint” publicado en 2012 por la Comisión Europea, las Medidas Naturales de Retención de Aguas (MNRA) o ”Natural Water Retention Measures - NWRM“, se impusieron como soluciones de ecoingeniería, que se inscriben en un enfoque de desarrollo sostenible y de resiliencia al cambio climático.
 

¿Qué son las “NWRM” ?

 
Las Medidas Naturales de Retención de Aguas se basan en las capacidades de los ecosistemas, que sean naturales o artificiales, para garantizar una mejor gestión del agua.
 
Caracterizadas por su “multifuncionalidad”, pueden obtener beneficios múltiples : la reducción de los riesgos vinculados a las inundaciones y a las sequías, la mejora de la calidad del agua, la recarga de los acuíferos y la mejora de los hábitats.
 

Una plataforma Web de referencia

 
El proyecto, coordinado por la OIAgua y terminado en 2015, define las 53 medidas de ecoingeniería recomendadas y da respuestas en cuanto a su aplicación, sus aspectos económicos y sus impactos biofísicos.
 
El conjunto del conocimiento agrupado está disponible en la página Web del proyecto, que es en adelante la plataforma de Referencia Europea en este ámbito.
 
Se proponen muchas informaciones e ilustraciones técnicas, a través de estudios de caso y síntesis, pero también herramientas operativas para los decisores y los protagonistas.
 
Una guía práctica traducida en 15 idiomas, aclara la aplicación de las MNRA en un planteamiento coherente y coordinado. Destaca los beneficios múltiples de las medidas definidas en los cuatro grandes sectores siguientes : la hidromorfología de los ríos, la gestión de los bosques, las prácticas agrícolas y el desarrollo urbano.
 
Este proyecto demuestra la pertinencia de la ecoingeniería en la estrategia europea a través de numerosas Directivas (Directiva Marco del Agua, Directiva Inundaciones, Directiva Hábitats, etc.), y propone una inflexión hacia las “infraestructuras verdes” en las futuras planificaciones locales o territoriales.